Para muchas personas, el hecho de tener un abdomen marcado del cual poder alardear, es una de las demostraciones máximas de estética física por excelencia. Sin embargo, no es lo más fácil de lograr, y menos con el tipo de sociedad actual en la que vivimos, y los hábitos comunes de la población en general, de los que tú mi querido lector, quizá también poseas y te están limitando.

A pesar de eso, supongo que tú ya lo has intentado <<todo>>, ¿verdad?. Ya sabes, cosas como incontables repeticiones de crunchs en una misma sesión de entrenamiento, puesto que si no sales adolorido de tu zona abdominal, no hubo trabajo, o sea, el típico <<no pain, no gain>>. Ahora mi pregunta es: ¿en verdad ves resultados por ese camino?

Si tu respuesta es sí, déjame felicitarte por tu privilegiada posición, porque la mayoría de veces -en realidad siempre- la respuesta que recibo es: no, ningún resultado cercano a lo que deseo. Lo que nos lleva a la conclusión de que un excesivo entrenamiento abdominal no es el camino para lograr ese six pack.

Seguro has escuchado que el 30% de tus resultados son entrenamiento, y el 70% son tus hábitos alimenticios. Si bien estoy totalmente de acuerdo con este enunciado, a mi me gusta extrapolarlo, y decir que tus resultados son 30% de tus hábitos en el entrenamiento, y 70% de tus hábitos fuera del entrenamiento. Y esta es la razón de esta publicación, pues ahora te compartiré seis hábitos que deberías empezar a aplicar ya mismo en tu vida, si es que quieres ver alguna vez tu chocolatina.

Hábitos para tener un six pack

1) Hidrátate 

Apenas te despiertes y te levantes por la mañana, procura beber al menos 16 onzas líquidas estadounidenses (0,473176 Litros) de agua fresca. Puesto que, científicos alemanes encontraron que al hacer esto, nuestro metabolismo se acelera un 24% durante 90 minutos tras beberla. Además. otro estudio determinó que las células musculares crecen más rápido cuando están bien hidratadas, por eso, también procura beber al menos 1 galón líquido estadounidense (3,78541 Litros) de agua al día.

Nota: Recuerda que la hidratación es un proceso que debe ocurrir antes del entrenamiento, y no llegues a este deshidratado, pues tus resultados serán más pobres de lo habitual. Te lo digo por experiencia propia 😉

2) Desayuna 

Desde el momento que te despiertas -y obvio, te has bebido tu medio litro de agua-, tienes una hora para desayunar o tener una ingesta alta en proteína -como un batido de proteico, por ejemplo- de al menos 250 calorías. Pues, un estudio de la Universidad de Massachusetts mostró que los hombres que se saltaban esta comida, eran 4 veces y media más propensos a tener panzas protuberantes, que aquellos que no se la saltaban. Si te preguntas qué puedes comer, te daré dos ejemplos: (a)Dos cucharadas de avena instantánea, con un scoop de proteina de suero de leche (whey protein), y media taza de arándanos azules. (b)3 huevos cocidos, 2-3 tostadas integrales, y 1 taza de té verde o de café -obviamente sin leche-.

Nota: Al menos 250 calorías, no implica que apenas te despiertes comas sin control y tengas una ingesta superior a 1200 calorías. Por otra parte, si prácticas algún protocolo de ayuno intermitente, no pongas mucho cuidado a este hábito, pero sí tenlo en cuenta.

3) Revisa tus objetivos

Este hábito quizá sea contraintuitivo, pero créeme que será una piedra angular para cuando te sientas tentado a claudicar. Científicos de la Universidad de Iowa encontraron que las personas que monitorizaban con más frecuencia sus objetivos de dieta y ejercicio, tenían más probabilidades de lograrlo que aquellos que nunca o raramente lo hacían.

Nota: Revisa tus objetivos continuamente, y ten presente todo lo que hasta ahora has logrado, en especial cuando quieras ir en contra de tus hábitos, allí te darás cuenta que esa pizza o ese cigarrillo no te compensan lo suficiente como para meterlos en tu boca.

4) Lonchera saludable

Sea lo que sea que hagas en tu día a día, de seguro tendrás que comer entre comidas, y dependiendo de donde te encuentres, decides que comes. Sin embargo, si la comida que te rodea atenta contra tu abdomen en proceso de esculpirse, entonces anticípate. Lleva contigo comida que te aleje de esos destructores de abdomen perfecto, por ejemplo: manzana verde -come la cáscara también-, rodajas de queso, frutos secos naturales, barras de proteína de grillo, etc…

5) Entrenamiento

De este hábito podría escribir incontables publicaciones, y muy probablemente lo haga en el futuro, así que mantente atento para cuando las publique. Por lo pronto, te diré que si no ves aún tus abdominales es porque la grasa los está tapando, así que debes quemar esa grasa. Y no hay mejor enfoque para quemar la grasa que el entrenamiento con pesas y el HIIT (Entrenamiento en intervalos de alta intensidad). Procura incluir estos dos en tus entrenamientos habituales.

6) Duerme

La falta de sueño puede afectar las hormonas que controlan tu habilidad de quemar grasa. Científicos de la universidad de Chicago encontraron que solo 3 noches de dormir pobremente, pueden causar que tus células musculares se vuelvan resistentes a la hormona de la insulina. Si esa situación avanza, con el tiempo te provocará almacenamiento de grasa al rededor de tu abdomen. Por otro lado, en cuanto a la cantidad de horas que debes dormir, lo recomendable sería apuntar a al menos 7 horas, pero no más de 8.

Nota: Si por alguna razón tienes problemas para conciliar tu sueño, te recomiendo que leas este artículo:El juego que curará tu insomnio, el cual he escrito anteriormente y estoy seguro que te será de utilidad para solucionar tus desvelos.

Nota 2: Como recomendación y opinión personal, no siempre tendremos el tiempo para dormir las 7 u 8 horas, pero lo que importa no es la cantidad sino la calidad. Por eso, para mejorar la calidad de mi sueño, lo que hago es dormir lejos de cualquier aparato electrónico, poner mi móvil en modo avión, apagar el wi-fi de mi casa, generar un entorno de oscuridad total, entre otras cosas, de las que escribiré a posteriori. Claro que sí tu calidad de sueño es excelente, y puedes dormir la cantidad de horas necesarias, te informo que has creado la combinación más ganadora para que tengas resultados más pronto y mejores.

Gran parte de la información de este artículo la pueden encontrar en el libro Men’s Health The Six-pack Secret.

Querido lector, espero que la información contenida hasta aquí haya sido del más alto valor posible para tu vida, y deseo verte luciendo un abdomen marcado en el futuro más cercano. Cualquier opinión, pregunta o aporte es más que bienvenida. Además te invito a compartir esta información con ese amigo o amiga que quiere una bella zona abdominal, pero que ha fracasado hasta el momento. Y finalmente, mantente atento al contenido que seguiré publicando tanto sobre este tema, como sobre otros que serán de alto valor también.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B.

2 comentarios en “Tener un Six-pack: ¿cómo empezar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s